Pescador


Inicio
Editorial
Reportajes y Artículos
Moscas
Entomología
Fotografía de Pesca
Enlaces
Contacto

Enseñando a Niños a Pescar con Mosca
Pareciera que este no es un tema importante en la pesca con mosca. Habrá o será necesaria una metodología para enseñar a niños? Nunca me lo pregunte hasta que un amigo me recalcó la importancia de que los niños aprendan este deporte especialmente cuando sus padres son pescadores y en sus excursiones y o vacaciones los acompañen y compartan esta actividad como padre e hijo.







ENSEÑANDO A NIÑOS A PESCAR CON MOSCA


“Recuerdo una jornada de pesca con mi hijo ya adulto, el llevó a mi nieto, su hijo, en un momento debimos vadear el río en un sector un poco más correntoso y mi hijo puso sobre sus hombros a mi nieto para cruzar.. el me miró y me dijo: viejo te acuerdas...En ese momento me sonreí y sentí que mi misión estaba cumplida…”
José Maureira / Chile





Así dejamos de lado el típico comentario familiar que este deporte es un poco egoísta y sumamos un método para relacionarnos mejor, compartir y formar a nuestros hijos, actividad que los niños no olvidaran por el resto de sus vidas.

Me comentaba que existen muchos padres pescadores que no creen que los niños puedan aprender a temprana edad y que consideran muy peligroso para que los niños lo practiquen.

Con algo de experiencia en enseñar a pescar con mosca a niños por mi actividad desarrollada en San Francisco de Los Andes y como en todo proceso que se comienza, con la práctica, se van detectan elementos o factores que se deben tener en cuenta para lograr que el éxito con el niño. Al aplicar este conocimiento logré mejorar mucho el manejo y enseñanza de los niños. Así definí una metodología que si bien no tiene nada de espectacular, recoge de la observación, los elementos que debe tener en consideración cualquier persona que pretenda enseñar a un niño. Esto es lo que les voy a comentar en este artículo:


• Para comenzar a enseñar es relevante saber la edad de niño ya que cuando es muy pequeño aún no ha desarrollado su habilidad de coordinación mínima para “castear”. Entiendo que la edad desde la cual el niño ya puede coordinar es de los 7 años en adelante. Para niños menores es mejor que solo acompañen en las prácticas de “casting” e imiten al padre o hermano que este aprendiendo para acercarse al deporte y en el futuro aprender.

• A veces me he encontrado que es el padre el que desea fervientemente que el niño tome un curso, sin considerar su opinión y motivación para aprender. Hay que tener cuidado con obligarlo, puede ser contraproducente.

• El Nº de niños por instructor es un tema relevante. Por su edad son inquietos y se distraen fácilmente, lo ideal es personalizado, si no se puede, recomiendo, dependiendo de la edad, no más de 3 niños por clase. Si son adolescentes por supuesto podemos aumentar el N°/ instructor.

• Lo más difícil es enseñar el casting (y es extensivo a todo aprendiz de pescador con mosca). En los niños el proceso se realiza a través de práctica, observación e imitación. Los niños son altamente intuitivos y receptivos cuando están motivados. No enseñar teoría (cargar la caña, energía etc.) por que son conceptos técnicos difíciles de asimilar por su edad. El aprendizaje viene por lo indicado, dado su etapa de desarrollo.

• Como indico es fundamental la motivación, por ello hay que hacer sesiones cortas de casting (15 o 20 minutos). A penas se detecte que el niño se esta distrayendo se debe cambiar de actividad.

• Por ejemplo si esta enseñando en un coto o cerca de un río deje de “castear" y llevelo (s) a la orilla para mostrar y recolectar insectos. Relaciónelos con los patrones que los imitan. Esta actividad es muy motivante y por la observación logrará que los niños comiencen a entender el ciclo y hábito de alimentación de las truchas.

• Si no tiene acceso a un río, cambie la actividad mostrando las moscas que utilizara al pescar y aproveche de contar alguna historia de pesca de las cuales tenemos muchas e interesantes. Todo se orienta a la motivación. Tomen fotografías ya verán su importancia.

• Luego, puede retomar las clases de casting, alternando con las actividades indicadas. Cuando detecte que ya existe un cierto control de la línea puede agregar una sesión de pesca, en la cual además, hay que aprovechar de enseñar el “roll cast”, lanzamiento fácil y muy necesario de dominar para el tipo de pesca que realizará posteriormente el niño.

• Como cada niño es un ser individual, no repetible, diferente, tiene su propio ritmo de aprendizaje el cual debe ser detectado y respetado para no generar stress y desmotivación.

• Si el alumno es muy inquieto y en la medida que se pueda, utilice un niño mayor (adolescente) que ya dominé la técnica y envíelos a pescar juntos. El mayor logrará una empatía con el estudiante quien se verá reflejado en su nuevo profesor. Pescando aprenderá. No esta demás aclarar que esta actividad se debe realizar en un coto donde los riesgos están controlados.

• El equipo a utilizar debe ser liviano acorde con el tamaño y fuerza del niño. Recomiendo usar una línea de un N° mayor que el de la caña para mejora el “sentir” el lanzamiento. La caña debe ser más corta que lo normal. Se pueden utilizar al comienzo del curso aquellas cañas hechizas con resto de otras que son más cortas. Facilita el casting.

• El curso debe terminar con una salida o sesión de pesca. Aquí los adultos enfrentamos el gran desafío para terminar con la motivación y lograr un nuevo pescador con mosca. El niño debe pescar si o si, por ello es recomendable hacerlo en un coto donde la posibilidad de captura es mucho mayor.

• Al pescar su primera trucha hay que hacer un alto, para el niño es detener el tiempo, se festeja como debe ser con las más sinceras felicitaciones, tomar la fotografía de rigor y yo personalmente le regalo la mosca con la cual la capturó. Todo se orienta a reforzar la motivación, y transformar el momento en un recuerdo inolvidable y mágico. El niño nunca olvidará este tesoro.

• El concepto de pescar y soltar (catch and release) se muestra en forma práctica en este momento. Se enseña a mojarse las manos previo a tomar la trucha, mostrar el anzuelo sin rebarba y como el pez se recupera y retoma su vida en el río.

• Lo ideal, es complementar el curso con la entrega formal de un diploma que indique que aprobó y que pasa ser un nuevo pescador con mosca


• Posteriormente cuando vaya de pesca con su padre, no olvidar sacarle su carne de pesca. Esto, junto con remarcar la importancia del deporte y resaltar que el niño ya es un pescador con todos los deberes y beneficios que conlleva, permite recalcar la importancia de la conservación, respeto a las leyes y cuidado del medio ambiente.

Es peligroso llevar a pescar a niños?. Taxativamente no, siempre y cuando, como en cualquier actividad al aire libre, se tomen las precauciones y cuidados necesarios.

• En que debemos fijarnos? en el tamaño del río o laguna que utilizaremos para pescar. No esta demás recordar que debemos evitar ríos grandes y correntosos, lagunas sin orilla o cuya profundidad comience muy cerca de la orilla. Si utilizo pesca en bote obligatorimente el uso de salvavidas.

• En Chile tenemos muchos ríos pequeños o arroyos (esteros) que son ideales para que pesquen los niños, con poca profundidad, caudal y una cantidad de truchas apreciables para el éxito de la jornada. En al zona central hay muchos esteros con estas características, no tienen trucha de gran tamaño pero si tienen cantidad. Hacia el sur puedo dar un ejemplo en la zona de Puerto Varas, el pequeño río Tepú, es ideal para pescar con niños y muy importante para pesca con ninfas y secas. Esta última es una excitante experiencia.


Como observación final creo importante señalar que cuando crecen y llegan a la adolescencia es posible que los niños ya no les sea tan interesante acompañarlos a pescar. No se preocupen. A esa edad comienzan otros descubrimientos que les usara mucho de su tiempo, déjenlos, no los obliguen, es una etapa que c/niño/adolescente, pasa en forma personal. Transcurrirá el tiempo y solos retomaran la actividad y recordaran con alegría y nostalgia esos momentos mágicos de pesca con su padres. Ellos continuarán su vida, formaran familia y repetirán la historia.

Buena pesca
Por: Oscar Rojas Tellez

www.Pescador.cl